viernes, 12 de septiembre de 2008

Tus señales



Cuando me acerque , no me sonreiste aun, pero sostuviste mi mirada.
Ojos oscuros , de oscuras petañas , tu veias un mosaico de colores en los mios.
Me di la vuelta , y tu me seguiste sin tocarme a la distancia justa para observar el movimiento de mis nalgas, mientras caminaba por el pasillo
hacia tu habitación.

Entramos y cerraste la puerta.
me quede quieta , y me di la vuelta , tu sexo en ereccion...
yo húmeda.
Te acercaste a mi , tus ojos eran limpios, encendidos de deseo .
Me quede rígida por miedo a temblar, casi jadeando al primer contacto
de tus manos frias en mi piel caliente
.
Tus dedos trazaron la linea de mi boca , acariciaron mi mejilla.
-tu piel es suave como el terciopelo ...- me dices con voz ronca ,
una voz echa para los susurros.
Tus manos descansaron un momento en mi garganta,
luego se movieron hacia abajo.
Tus dedos espertos , desabrochaban, abrían mi armadura ,
deslizando cuero metal sobre mis hombros
.
Mis pechos anidaban en tus manos,
los pezones en el centro de tus palmas.
Tus dedos los endurecieron, pellizcando las yemas hasta convertirlas
en afilados puntos de placer.
Esta vez jadee profundamente.


Tus manos se deslizaron por mi pecho , mi vientre...mis caderas ,
arrastrando la ropa en su camino.
Poco a poco tus manos subieron de nuevo por mis piernas , acariciando pantorrillas y muslos.
Frotaste la mejilla en el triangulo de vello , luego presionaste el pubis.

Tu cabeza penetró, una boca húmeda buscando los rojos labios , tus labios besando los dulces pliegues de piel.
el torrente de placer me anegó. las piernas se me doblaron , y me encontré arrodillada ante ti , tus ojos muy abiertos, como atónitos.
Entonces sonreiste y cojiste mi rostro entre tus manos .

Sentia mi cabeza como una copa que te llevaras a los labios.
Cerraste los ojos al besarme, dando un largo trago.
Tu lengua fria llevó a mi boca el sabor de mi propio sexo.
Ebria de placer te dejé presionar mi cuerpo contra el suelo ,
y te dejé Montarme
.
La piernas muy abiertas para recibirte,
el primer orgasmo llegó con la primera investida.
Te deje dominar mi cuerpo una y otra vez,
como humeda arcilla que tu modelabas y remodelabas según tu deseo.
La segunda noche llegué advertida ya de tu poder:
nuestros cuerpos comenzaron un duelo,
cada uno intentando impresionar al otro
.
¿ En que forma la fria habilidad se transforma en ardiente pasión ?
¿ cuando empiezan los dedos seductores a arañar y aferrarse ?
recuerdo mis gritos , y los tuyos....
el aceitoso resbalar de nuestros cuerpos,
la frescura en tu interior, tus testiculos duros y redondos en mi mano...
... en mi boca.
El subito perfume de tu almizcle
cuando tu cuerpo se arqueaba y se estremecía debajo de mí.
La 3º noche , llegue a ti inundada , y te arrastré conmigo..

Y mil veces como siempre ... Tu, nada más.

7 comentarios:

Zarcov dijo...

Me enciendes

Amie dijo...

esa es buena señal ...
un beso con lengua

Albert dijo...

Hola Amie,

Fresco, directo, sugerentemente calido y avidos de deseo, se les supone a los protagonistas.

Con tu permiso, te ire siguiendo de cerca...cuanto más cerca, mejor...jajajaja.

Besitos pecadores.

Clip dijo...

me hipnotizas
amen.

Clip dijo...

delicioso post
¿comemos la manzana de Eva juntos?

Amie dijo...

albert , con permiso y sin permiso tienes un sitio en este blog ;)
besos con sabor a pecado

clip - Amén . por los siglos de los siglos ;). la comparto con la condicion que empecemos a comerla por el mismo lado ;). Coje un caramelo con sabor a pecado , y dime a que sabe...

Belial dijo...

Olor perfumado de deseo que me llena, cuando mi cara se desliza entre tus muslos al buscar mi boca ese paraiso vertical de salobre sabor celestial, que solo mejora al compartirlo luego en tu boca con la frescura tibia de tu lengua enroscándose en la mía.
Siempre me tendras así en tu cama, tu mano en mi pelo, mi mejilla sobre tu pubis, respirando ese aroma que nace en tu entrepierna y que es el único aire que esperan mis pulmones y al mismo tiempo el anuncio de esos sabores que solo el pecado puede regalar.