domingo, 9 de marzo de 2014

Yo me confieso


Fumo un cigarrillo que nunca termina...
En el humo, el silencio astillado de la humedad tajante que me encharca, y me obliga a apretar los muslos con más fuerza...
Susurro escalofríos en voz baja, en una lengua poco hablada...
Transpiro las iniciales de tu nombre y garabateo poemas casi absolutos con líneas de perfume y deseo.
Te ofrezco mi cuerpo... Quieres...?...
Me toco discretamente... Mis pezones se erizan, gritando gestos de socorro que incluyen lengua... y dientes.
Los nervios se agachan para lamer el deseo... y siento el sabor de la carne profana en la punta de los dedos.
Me transformo en página escrita, garabateada...
Me lanzo entre el Cielo, y el Precipicio y Grito...!
Extingo las palabras y de pronto transformo las metáforas en gozo y ritmo.
Me asfixio y Me Estremezco...
Repto en lunas y lluvia. Me muevo con sed y "rompo entera".
Un contoneo más... y  Me agoto. Me consagro en placer...
Recojo el resto del cigarrillo del cenicero, y me exhibo desnuda en el espejo de esta confesión mágica.
Llamo a la razón, en medio al aroma a sexo que inunda la sala.
Bailo una sonora carcajada entrañada en la garganta... y cojo aliento para seguir escribiendo...

Amie

8 comentarios:

Manolo B log dijo...

Confesiones...

Son un placer escribirlas... y mucho mayor leerlas.

dav tor dijo...

Nadie puede negarse a tu cuerpo y a ese deseo q crece en ti.... ser ese espejo y verte un fantasia muy deseable....
besos

Shang Yue dijo...

me siento fielmente reflejada, será porque yo también soy adicta al humo del tabaco

LORD SHADOW dijo...

ESA CONFESIÓN NO MERECE PENITENCIA. TAN SOLO ERA UNA NECESITAD DEJARTE LLEVAR POR EL PLACER.
UN BESAZO AMIE!!!

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Leerte no solo me provoca placer, sino que además me lleva en un viaje inundado en vértigo.

Estoy acá, leyendo entre estrellas, preguntando si toda las confesiones son un relato verdadero de los hechos, y deduzco en estos momentos que una confesión no siempre es pasible de un perdón, una condena o una absolución, sino que además es la expresión mas honda de un sentimiento.

No dudo, las confesiones hacen hacen posible que se esfumen las dudas.

Que decirte, que siempre me dejes seguir viajando en el vértigo de tus letras ... confieso... que es un verdadero placer.

Beso enorme.

Juan

Haydeé dijo...

Una confesión cargada de erotismo y sensualidad... A cada calada la pasión aumenta, a cada letra el cuerpo se estremece... Eres una gran poeta Amie, me ha encantado esta confesión...

Montones de besinos!!

Liba dijo...

Sigue confensándote así Mujer Pecado, que nos veremos en las puertas del "Inferno".

Eres grande, Rubia. Muy grande.

Un beso.

Mamen dijo...

Sugerente confesión llena de emociones y sensaciones en todas y cada una de sus elocuentes palabras.

Felicidades por esa forma de escribir tan sincera y tan tuya.

Besos.

P.D.: He estado mucho tiempo ausente de mi blog y del de mis amigos a causa de la enfermedad de mi padre, su muerte y mi posterior tristeza por su marcha. Hace dos días por fin conseguí publicar un nuevo poema y ya estoy de nuevo con vosotros.