martes, 24 de febrero de 2009

Aquel desconocido


Una noche me encontraba cenando con una amiga en un restaurante construido bajo una cúpula de adobe , con estructura de cueva, iluminado por candelabros.
Los ardientes cilindros de cera blanca colocados en grandes brazos de hierro suspendidos del techo perfilaban oscilantes sombras sobre las mullidas alfombras de lana natural y los tapices colgados de los muros , color arena . Yo estaba sentada de cara a la puerta fascinada por las enormes sombras dibujadas por los clientes que entraban . Sandra y yo llevabamos mucho tiempo sin vernos de modo que no solo eligimos la comida, si no el tiempo que tardariamos en comernosla.
Despues de mojar cuidosamente cada una de las hojas de una alcachofa en mantequilla de hinojo , nos servieron una serie de platos deliciosos , un tierno cordero asado , sobre una capa de fina de pan. Hablamos de nuestras vidas , del pasado , del presente … cuando de pronto la puerta del restaurante se abrió, las velas oscilaron , danzaron las sombras, y sobre un muro lejano se arrojo una mancha de oscuridad, talvez una o dos velas se apagaron con el viento , algo me sobresalto , asi que alce la vista y me encontre atrapada por sus ojos. Me esforcé en apartar la vista , a bajar la mirada , me costo un enorme esfuerzo. Sandra advirtió mi agitación , quiza hasta di un respingo. Me pregunto que me pasaba, preocupada de que me sintiera indispuesta.
Talvez fuera asi. Ardia por todas partes, y mi cara se incendió.



-Se diria que has visto un fantasma – dijo Sandra , -Aunque no estes palida precisamente, pero estas temblando.

Tenia que darle una explicación pero no pude.¿ Que podia decir ? No tenia palabras. Pero vio como mi mirada se clavaba en aquel desconocido ... y sonrió. El no se movia de alli como si estuviese esperando una mesa. Los hombres alrededor eran enanos junto a el . Su energia me apresaba. No podia respirar. El volvio a mirarme , echo la cabeza hacia atrás y emitió la sonrisa de la conquista. Si inicialmente fue arrogante pronto se dulcifico, tenia algo de sorprendida como si el estubiera tan nervioso, tan sorprendido como yo , algo pasaba y ambos no lograbamos saber el que.
Algunos de los que entraron con el de vez en cuando le preguntaban algo , el asentia o movia la cabeza , claramente desinteresado. Yo le distraia , no podia engañarme , por momentos parecia caer en si mismo y entonces despertaba , me miraba directamente esperando encontrarme ahí , y ahí me encontraba . Yo me volvia continuadamente hacia el obedeciendo una inaudible orden.
Entonces aparecio el camarero y les condujo a una oscura mesa en la antesala.
Terminamos de comer , nos chupamos los dedos , nos lavamos la cara con toallitas humedas perfumadas.

-Tendras que hacer algo, habla con el - dijo Sandra observandole.

-Porque no toma el la iniciativa – pregunte. -¿ Acaso no es asi como se hace ¿ No quiero ser una mujer agresiva .

- No te pongas a jugar. El no puede hacer nada sin mostrarse irrespetuoso, en eso eres tu quien tiene la fuerza. Que ironia eh ¿ Porque no le escribes una nota y se la das al camarero ¿
Pedimos café . El silencio cayo entre nosotras, pero no era incomodo. Yo ya no fantaseaba, intentaba quedarme en la oscuridad. Y de repente tenia un boli en la mano , un papel y estaba escribiendo.

- Se la daremos al camarero, cuando nos vayamos .
Sandra se encogio de hombros. Entonces adverti que el cruzaba la sala. Me parecio que habia entrado en el servicio de hombres , el tiempo justo para lavarse las manos. Cuando salio me dirigio una mirada tan larga que no pude controlarme , y el sin apartar los ojos de los mios , camino lentamente hacia mi. No podia hablar , me limite a darle la nota. El la cojio con cuidado, con mucho cuidado de no tocar mis dedos ( senti su calor en mi piel ) , asintió con la cabeza . Y se marcho .
Pense que me habia ido con el , atada a el como con una cuerda , pero no me levante de la silla .
-¿Que le decias en la nota ? - pregunto Sandra.
- No se que me ha poseido , le dije que nos veriamos el viernes a las 10 de la noche en el hotel “Miramar”, y que la habitación estaria al nombre de Ana fuentes.
Tambien le he dejado mi telefono.

- ¿ Para que pueda confirmar la cita ?

- No , para que pueda rehusarla.

- Y tu ¿

- Yo ya lo he decidido, no quiero tener la oportunidad de cambiar de opinión.

En el Miramar hay que dejar los zapatos fuera , colgar la ropa y ponerse la bata y las zapatillas que hay en cada habitación antes de entrar en la camara interior entre olor a incienso. Yo ya estaba seducida por la elegancia del hotel cuando entro el diciendo simplemente :

- Jorge.
- Ana – dije yo , y entonces…. nos reconocimos la voz.

26 comentarios:

Alba dijo...

Ay, me has dejado con las ganas de saber más...

Muy intenso.

Besos

Te susurraré... dijo...

Qué final más intrigante!!
Nos has dejado con la curiosidad...

Pekas dijo...

Hoy me parecen letras súblimes...

Un cuento perfecto con un final perfecto...( ambiguo.. eteréo e inacabado... perfecto... ;-)))
el que quiera más.. que sueñe..
o que imagine...

Reconocer la voz.. como debe de ser la tuya.???? ;-)))

Un beso prudente y otro más "revoltoso"... ;-)))

MeRieM dijo...

Esa mirada te traspasó a ti y a mí me han traspasado tus letras, sin duda transmites cada sensación, las desgranas también que se viven.
Espero que continúe ehh?
Un besazo.

Clip dijo...

Sin duda un relato transcendente, una acción retenida en el tiempo por ti.
Espero con interés la continuación y la confirmación de ese reconocimiento de voz.

Besos irreconocibles !!

Lilya Nuratis dijo...

aiii niñaaa no es justo dejarnos asi... apenas con el sonido de su voz diciendo su nombre....

por favor no tardes mucho con la parte siguiente!!!!! jeje

besos ansiosos (por supuesto, con sabor a pecado....)

Lilya

kaisser dijo...

Relato perfecto... erotismo para compartir voces y cuerpos en la alcoba de ese Hotel...

Besos impacientes

efe dijo...

Flechazo que marca que describe una gozosa experiencia
Bonito relato que puede continuar Un abrazo.
efe

belita dijo...

Una historia fascinante desde el principio al fin. Felicidades.

^^Reborn_Of_Darkness^^ dijo...

nooooooooooo!!!!
no me podes dejar asi che!!! quien era?
hay un amigo de la secu o un viejo amante... q onda q pasa!!!!
huy me pico la curiosidad...
el tomar la iniciativa en una mujer no la hace agresiva en mi opinion la hace mas sexy...
besitos hey vamos quiero saber quien era!!!!

Odiseo de Saturnalia dijo...

Dime que no es un final... o si?

La brisa de la noche dijo...

Siempre me dejas a gusto..

Maria dijo...

No me olvido de ti, y tengo que decir que cada día me gusta mas tu forma de hacer relatos.

Letras dibujando, vivencias para compartir..

protos669 dijo...

Hola Amie,

Excitante relato, pleno de intriga, curiosidad y morbo. Como siempre consigues envolver tu texto con la atmosfera adecuada e introducirnos en la acción hasta el punto de que, por unos instantes, yo también he estado sentado en ese mismo restaurante...en la mesa de al lado, por supuesto. Aunque no te negaré que me hubiera gustado más recibir cierta nota...Jajajaja.

Muchos, muchisimos y prohibidos besos desde mi sillón.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Mi querida, he quedado magicamente atrapado por tu relato, no solo lo he leido, sino que lo he vivido en cada instante. Maravilloso, con final abierto para la imaginación. Bello. Siempre es mi deseo encontrar en el algún camino cruzado un par de ojos que me perforen el alma. Un beso enorme.

Pekas dijo...

Besos alquímicos y misteriosos...

( de un desconocido.. ;-)))

tomasuncafe dijo...

un delicioso relato,estoy ansioso por volver a sentir tu sabor
besos

belita dijo...

Ami ¿Estas bien? Hace mucho que no actualizas ninguno de tus espacios.

Besos

Don Juan de Marco dijo...

"..Esa fragancia de almendras cubría por completo su rostro, al acercarme no pude evitar besar su cuello mientras ella me extendía sus brazos alrrededor del cuello, la bese y soladamente deje que mis labios la recorrieran buscando bajo sus faldas esa fragancia que enloquecía mis sentidos... pero el aroma se mezcló con el néctar que sus piernas derramaban para ofrecerme su cuerpo como ofrenda..."

Don Juan De Marco.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Paso a dejarte un beso, y un ramito de jazmines en tu mesa.

El Cartero dijo...

Nos reconocimos la voz.
Aquella turbación sentida, atrapada por sus ojos
pertubó aquella inquieta noche de miradas.
La noche en que mi temblorosa mano
paralizó mi voz escrita
como las manecillas del reloj
ancladas en su hora
como mis ojos fondeando sus ojos
esa noche, le desvelé el callado secreto escrito.

Su voz quebrantó la elegancia del hotel
nos reconocimos la voz
agasajada en su abrazo
prendida mi mirada en su mirada
nuestras bocas
reconocieron sus besos
los que ayer me regaló.

¿A qué saben? Le pregunté
Dímelo tú, a que saben mis besos.

Nokenicus dijo...

Hola, pasando a saludar y tambien para invitarte a que pases y veas mi blog a ver si encuentras algo de tu agrado y si te gusta intercambiemos enlaces, una suerte de fucionar dendritas o algo asi diria yo,je.
Saludos y hasta la proxima.

ANANKÉ dijo...

La voz es como al esencia de una persona... Es un conjunto de vibraciones que nos hacen vibrar si tenemos suerte. Lo curioso es que se reconocieron la voz sin haber hablado nunca. Lo curioso y lo mejor del relato.
Saludos!

Ulises Navegante dijo...

Me ha encantado, te estaré leyendo, un beso!

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Pasé y te abrazo, sigo fascinado con ese relato. Un beso mi querida.

Amie dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios ,estube muy ocupada ultimamente , apenas podia leeros , a ver si puedo encontrar un poquito mas de tiempo e intentar actualizar con mas frecuencia, por lo de pronto , un beso enorme , enorme enorme a todos y cada uno de vosotros que me leeis , que os preocupasteis por mi ausencia atraves de los emails.